LESIONES PEDIÁTRICAS EN LOS PIES

En IICOP, tratamos múltiples casos de lesiones de pie y tobillo en niños y adolescentes. Siguiendo los mismos principios de reconstrucción y alineamiento que en los adultos, hemos desarrollado tratamientos tanto quirúrgicos como conservadores, en los cuales se preservan las zonas de crecimiento de los huesos, lo que hace que el pie siga creciendo.

Muchas de las lesiones afectan además de a los huesos, a tendones y músculos, por lo que es preciso manejar todos estos elementos para lograr una corrección adecuada. Con un tobillo y pie bien alineados conseguimos que con el crecimiento el paciente llegue a la edad adulta en una situación adecuada para poder andar.

Muchos padres acuden a nuestro centro, buscando un tratamiento por médicos especializados. A pesar de que es una difícil decisión operar a un niño, después de una explicación en profundidad de la causa del problema y la solución, nos confían el tratamiento de su hijo. El IICOP ofrece al paciente y a sus familias, la experiencia y conocimientos para resolver definitivamente estos problemas.

Pie Equino Varo

Se produce durante la fase embrionaria del pie y al nacer aparece torcido hacia adentro y muy rígido. Suele afectar más a niños que a niñas y a veces afecta a los dos pies. También se conoce como pie zambo

En nuestro centro todos los niños son tratados mediante una suave manipulación y escayola, que se cambia semanalmente siguiendo el método del médico español Dr. Ignacio Ponseti, que ha demostrado ser más eficaz que la cirugía. Se empieza el tratamiento con el niño recién nacido y después de pocas semanas se obtiene la corrección de la deformidad. Posteriormente se coloca un dispositivo llamado férula de Dennis Brown para evitar la recidiva. En este paso es muy importante la colaboración de los padres.  En muy pocos casos pueden necesitar realizar una pequeña cirugía para alargar el tendón de Aquiles o para trasplantar el tendón del músculo tibial anterior al centro del pie.

Los resultados del método Ponseti son muy buenos, corrigiendo las deformidades y haciendo que los pacientes lleguen a la edad adulta con sus pies en perfectas condiciones.





Pie Cavo Varo

Esta es una deformidad progresiva, que afecta a los dos pies, caracterizada por presentar mucho arco plantar y el talón inclinado hacia adentro. Esto provoca una dificultad para caminar, ya que el pie se apoya sobre su borde externo, apareciendo callos dolorosos y repetidas torceduras del tobillo. La causa más frecuente es una enfermedad hereditaria que se llama Charcot-Marie-Tooth, aunque también lo producen cierto tipo de miopatías o incluso secuelas de tumores en la médula espinal. La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth la denominamos “la moderna polio del siglo XXI”, se caracteriza porque se produce una parálisis de los músculos tibial anterior y peronéo brevis, lo que da lugar a la deformidad del pie y a caídas frecuentes. En casos leves se puede tratar inicialmente con plantillas, pero este tipo de tratamiento nunca puede equilibrar el funcionamiento del pie. Por eso es preciso reconstruir los pies, se realiza mediante trasplantes tendinosos y osteotomías, ya que las articulaciones esenciales no se deben de fijar en niños en crecimiento. Nuestros cirujanos tienen una amplia experiencia en el tratamiento de estas deformidades, con unos excelentes resultados.



Pie Plano Valgo

Es la ausencia del arco en la parte media del pie de los niños. Hay varios tipos de pie plano: Flexible es el más frecuente y lo padecen el 80 % de los niños, no produce dolor, ni alteración funcional, por lo que no precisa tratamiento. Flexible con acortamiento del gemelo este tipo produce dolor y dificultad para correr. Pie plano rígido suele se producido por la existencia de una coalición tarsiana y es doloroso y suele afectar a los dos pies, a veces se asocia con un aumento de anteversión femoral. Si el niño no tiene dolor, no precisa tratamiento, el uso de una plantilla rígida, suele ser incluso dolorosa. El tratamiento quirúrgico está indicado en los casos de pies rígidos, muy deformados y dolorosos . Tratamientos como meter un cilindro de plástico en la parte posterior del pie, no solo no corrige la deformidad, si no que además puede dañar la articulación subastragalina produciendo artrosis.

En IICOP aplicamos un tratamiento quirúrgico muy efectivo, que corrige la deformidad. Consiste en realizar un alargamiento del músculo gemelo y una osteotomía de alargamiento de la columna lateral del pie colocando un injerto de hueso en la parte externa del calcáneo. Los resultados de esta técnica  son excelentes manteniéndose la corrección. En los casos en que exista una anteversión femoral se debe hacer una osteotomía desrotaroria de fémur.





Coalición Tarsiana

Es la alteración del pie que ocurre como consecuencia de la falta de segmentación de los huesos del retropie durante la época embrionaria. Suele producir un aplanamiento del arco del pie y los síntomas aparecen más frecuentemente en adolescentes sobre todo cuando caminan sobre terrenos irregulares. Puede aparecer entre el calcáneo y astrágalo de forma más frecuente, también puede encontrarse entre el calcáneo y escafoides.

Los tratamientos conservadores suelen fracasar sobre todo si el paciente hace una vida deportivamente muy activa. Por esto lo mejor es realizar una intervención quirúrgica para retirar la zona de unión entre ambos huesos. Para evitar que recidive la lesión, se coloca grasa del propio paciente entre ambos huesos. La recuperación es rápida pudiendo volver a practicar deportes al mes de la operación. Si el paciente tiene el pie plano se corrige esta deformidad en la misma operación.



Hallux Valgus Juvenil

Este tipo de deformidad puede aparecer en pacientes de 10 años y menores, produciendo una alteración funcional, con dolor y dificultad para caminar. Como en los adultos son los rasgos hereditarios como el acortamiento del gemelo y la inestabilidad de la 1ª articulación tarsometatarsiana, la causa de la deformidad, defecto que suelen padecer alguno de los padres o abuelos del paciente. Suele aparecer más en niñas que en niños.

En IICOP pensamos que la cirugía está indicada cuando el paciente tiene dolor al caminar y dificultad para calzarse independientemente de que haya finalizado el crecimiento o no. Realizamos una reconstrucción del pie quitando las dos causas que han producido la deformidad, alargando el gemelo y fusionando la 1ª articulación tarsometatarsiana, respetando la zona de crecimiento del 1º metatarsiano. Los resultados obtenidos en nuestros pacientes pediátricos han sido excelentes pudiendo volver a caminar y practicar deportes sin limitación.





Escafoides Accesorio

Esta lesión se manifiesta por la aparición de un abultamiento  y dolor en la parte interna del pie, por debajo del tobillo. La causa es la presencia de un hueso extra en el borde interno del escafoides. El dolor se debe a la tracción que ejerce el tendón del tibial posterior que cubre el hueso accesorio y a que existe una unión fibrosa con el escafoides principal, lo cual produce dolor al saltar y correr.

Cuando esto ocurre, el tratamiento normalmente es quirúrgico. La técnica de retirar el hueso accesorio produce malos resultados ya que el brazo de palanca del tibial posterior es menor, con lo que el pie no vuelve a funcionar bien.

Nuestra perfeccionada técnica consiste en reinsertarlo más distalmente el hueso accesorio, de esta forma la tracción del músculo es mayor y hace que el arco plantar se mantenga, con lo que el pie no pierde su funcionalidad.



¿Tienes preguntas sobre tu caso en particular?

IICOP – Instituto Internacional de Cirugía Ortopédica del Pie

c/ Modesto Lafuente, 59
28003 Madrid

Tfn: 91 535 7891 / 618 675 725

logoiicop

Guardar

Guardar